¿Es posible ayudar a los niños a superar la depresión infantil? – Técnicas y tratamientos

Los niños son muy susceptibles en sus emociones, por lo que cualquier cambio puede influenciar de manera positiva o negativa en sus desarrollo físico, psicológico y emocional; acarreando consecuencias mayores como que padezcan de depresión infantil.

Y al enfrentar etapas tan difíciles a tan corta edad hace que no sean capaces de controlar sus sentimientos aun, ni de tomar sus propias decisiones, por lo que hay que ayudarlos a superar la depresión infantil con técnicas y tratamientos. 

Índice()
  1. ¿Qué es la depresión infantil?
  2. ¿Cuáles son los síntomas principales de la depresión infantil?
  3. ¿Por qué se presentan los problemas depresivos en el niño?
  4. ¿La depresión infantil tiene cura?
  5. Técnicas y tratamiento para ayudar a los niños a superar la depresión infantil
    1. Reestructurar los pensamientos negativos
    2. Establecer una rutina diaria
    3. Realizar actividades en familia
    4. Técnicas de relajación
    5. Terapia cognitivo-conductual

¿Qué es la depresión infantil?

La depresión es un desorden en los estados de ánimo, que se caracterizan por tener decaimiento, irritabilidad y mal humor durante un tiempo prolongado (semanas, meses, años). Es común que se confunda la tristeza con la depresión, pero ambos son diferentes, ya que el primero se debe a una situación en particular que le hace sentir asi por cierto tiempo, mientras que la segunda viene acompañada con comportamientos diferentes a nivel escolar, social y en el hogar.

Entonces, la depresión ya es un problema dentro de la salud mental del joven que se ve reflejada en su comportamiento generalmente en rabietas o berrinches en cualquier lugar y momento, ya sea en el colegio, con sus amigos y en todo su entorno; con diferentes niveles de intensidad, desde leve a severo en función de cada niño.

¿Cuáles son los síntomas principales de la depresión infantil?

  • Constantes dolores de cabeza.
  • Dolor abdominal.
  • Irritabilidad.
  • Cambios en el apetito.
  • Baja autoestima.
  • Sentimientos de culpabilidad.
  • Dificultad para concentrarse.
  • Mal rendimiento escolar.
  • Pensamientos de muerte.
  • Aislamiento de la familia y/o los amigos.
  • Baja energía.
  • Pérdida del interés por sus actividades favoritas.
  • Insomnio o exceso de sueño.

¿Por qué se presentan los problemas depresivos en el niño?

Generalmente los primeros episodios depresivos en un niño vienen tras un evento traumático, es decir, luego de padecer algún cambio brusco o alguna situación de estrés el sistema nervioso se ve afectado y comienza a reflejarse.

Estos episodios son frecuentes tras la separación de los padres, sobreprotección, contantes peleas, relaciones rotas, comportamientos autoritarios o abusivos hacia él, bullying o acoso escolar, muerte de algún familiar, cambio de cuidad y cualquier otro cambio brusco que se realice en su entorno.

¿La depresión infantil tiene cura?

Claro que si, al ser un factor psicológico requiere de la combinación de diferentes tratamientos como la psicoterapia con especialistas que ayude tanto al niño como a la familia, además; una medicación con antidepresivos (ISRS) que no crean dependencia ni sedación. Esto desde el ámbito profesional.

Ahora bien, desde casa podemos ayudar a los pequeños a superar la crisis en la que se encuentran creando un ambiente mas armonizado para él, pero sobre todo que sea real, pues eso también lo perciben y puede empeorar la situación, que sientan que solo están fingiendo. Crea espacios de tiempo en el que pueda compartir mas con su circulo social y sentirse querido y ayudado.

Técnicas y tratamiento para ayudar a los niños a superar la depresión infantil

Existen tratamientos específicos que puedes realizar desde casa con orientación terapéutica para ayudar al niño a enfrentar las causas de su depresión y liberarse de toda culpabilidad y carga. Pero primero deberás estar a disposición, pues debes de saber que el niño por sí solo no puede salir de su problema, y necesita de la ayuda de sus padres para poder avanzar y sentirse seguro y cómodo durante el proceso de liberación.

Reestructurar los pensamientos negativos

Es muy importante enseñar a los niños a rechazar los pensamientos negativos y cambiarlos por positivos, y sobre todo hacerles entender que no porque llegué un pensamiento malo a su cabeza quiere decir que él también lo sea, que no son descriptivos de su personalidad.

Ya que sucede que los niños al tener un mal pensamiento de carácter sexual o violento tienden a sentirse culpables y a encerrarse aún mas en la depresión y su autoestima baja, a tal nivel que creen no merecer seguir vivos. Así que es muy importante ayudarles a reconocer lo que sucede y en buscar la otra cara de la moneda siempre.

Establecer una rutina diaria

Preparar una rutina diaria para el niño le permitirá mantenerlo concentrado en cumplirla y no le da espacio a los malos pensamientos o a tener bajones. Así que busca actividades de relajación, aseo personal y escolares que le puedan ayudar a mejorar su salud mental.

Realizar actividades en familia

Sentir el apoyo familiar y que no está solo es una de las mejores ayudas para un niño en depresión, compartir actividades familiares como ir a visitar a los abuelos, jugar con los primos en el parque, ver películas infantiles, cocinar galletas y compartir juguetes hará que se sienta integrado.

Técnicas de relajación

Inhalar por la nariz y expulsar el aire por la boca es uno de las técnicas de relajación para niños que ayudará a controlar su estado emocional, además; realizar masajes, colorear, cantar, bailar, hacer yoga y el bricolaje son buenas técnicas para implementar con niños.

Terapia cognitivo-conductual

Se trata de terapias del habla con especialista que buscan realizar exploraciones profundas de sentimientos y experiencias que han creado la enfermedad, y a su vez enfrentar aquellas fobias y miedos para superar y cerrar ciclos.

Subir