¿En qué consisten los desórdenes de atención y memoria? - Desarrollo infantil

A nivel mundial cada vez son más los millones de niños y personas adultas que sufren de alguna afección crónica como el TDAH o trastorno de déficit de atención e hiperactividad que se derivan en problemas para mantener la atención y suelen tener comportamientos impulsivos.

Normalmente, los padres y maestros se quejan de que el niño suele desconcentrarse con facilidad, que no mantiene la atención en actividades y se les dificulta seguir instrucciones y piensan que es un “berrinche”, pero esto se podría catalogar como desórdenes de atención y memoria.

Índice()
  1. ¿Qué son los desórdenes de atención y memoria?
  2. ¿Cuáles son las causas de los desórdenes de atención y memoria?
  3. Síntomas de los desórdenes de atención y memoria
    1. Distracción constante
    2. Poco control motor
    3. Impulsividad e hiperactividad
  4. ¿Cómo tratar los desórdenes de atención y memoria?

¿Qué son los desórdenes de atención y memoria?

La falta de atención es un trastorno que impide la realización de las tareas más básicas y aún más las complejas del día a día, esto debido en muchas ocasiones a los altos niveles de ansiedad en niños que llega a convertirse en crónica.

Mientras que el trastorno de memoria va muy de la mano con el anterior, y forman un daño en las estructuras neuroanatómicas del cerebro lo que trae como resultado la dificultad para almacenar y retener información en el cerebro y junto a esto les es casi imposible recordar cosas.

¿Cuáles son las causas de los desórdenes de atención y memoria?

  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Miedos.
  • Traumas.
  • Desmotivación.
  • Ingesta de fármacos tranquilizantes.
  • Carácter impulsivo.
  • Perdida del sueño.
  • Déficit de vitamina B12.
  • Estrés.
  • Hipotiroidismo.

Síntomas de los desórdenes de atención y memoria

Entre los síntomas se encuentra la perdida de la memoria a corto y largo plazo, olvida fácilmente los nombres de las personas, dificultad para realizar tareas y concentrarse, le cuesta seguir la lectura, no presta atención cuando le hablan, desviar su atención con facilidad a cualquier cosa, dificultad para seguir instrucciones y suelen cometer errores constantemente de manera involuntaria. Además de esto existen otros síntomas como:

Distracción constante

Uno de los problemas más habituales en los niños es la distracción, y aunque a veces es algo normal, comienza a preocupar cuando lo hace con facilidad y sobre todo en las tareas, a tal punto que se llega a convertir en una verdadera pesadilla para los padres y para los pequeños también, ya que el proceso de aprendizaje se vuelve más lento.

Uno de los factores que pueden influir es el sueño, hay niños que duermen mucho pero mal, y a la final no están descansando lo debido y su agotamiento físico hace que sea más común la falta de atención y la distracción.

Poco control motor

Los niños que sufren de problemas de memoria y concentración suelen presentar poco control motor por lo que no pueden relacionar el pensamiento con el movimiento; piensan el movimiento, sin embargo, no logran ejecutarlo. Lo que hace que su desarrollo emocional y psicomotriz se vea afectado, así como su vida social, familiar y escolar.

Impulsividad e hiperactividad

Anudado a lo anterior, la mayoría de niños que presentan algún tipo de desorden son hiperactivos o impulsivos, y aunque naturalmente deberían de ser activos, a menudo puede sobrepasar los niveles de actividad, presentando patrones como no poder estar quieto, se da golpes con las manos o pies, se retuerce en el asiento, no puede estar sentado por determinado tiempo, se mueve constantemente, habla demasiado, le estresan las actividades tranquilas.

¿Cómo tratar los desórdenes de atención y memoria?

Existen tratamientos médicos, terapia conductual y profesionales para asesorar en el área educativa que pueden ayudar a mejorar considerablemente los síntomas dejados en el desorden de atención y memoria. En primer lugar, suelen recetar medicamentos estimulantes para tratar la hiperactividad y el déficit de atención a través de sustancias químicas que equilibran los neurotransmisores del cerebro.

Por otra parte, los psicólogos o profesionales de la salud mental a través de la psicoterapia conductista pueden lograr beneficios increíbles con sencillos pasos como recompensar simbólicamente las buenas conductas de los pequeños.

En cuanto a nuevos recursos para tratar los desórdenes de atención y memoria se encuentran los nuevos dispositivos de última tecnología que estimulan de forma externa el nervio Trigémino de Monach bajo parches colocados en la frente del niño que envían señales eléctricas al cerebro, pero esto solo con receta médica y estricta supervisión de adultos, y suele ser aplicado mientras el niño duerme.

Asimismo, los pequeños deberán de tener un estilo de vida diferente con un entorno seguro y agradable para él, demostrándole mucho afecto para que olviden los aspectos negativos y aprendan a confiar en sí mismo, de igual manera mejorar su autoestima resulta bien importante, esto a través de clases de música o artes. 

Siempre trata de hablar despacio y concreto para dar instrucciones y que él pueda entenderlas y retenerlas de mejor manera, evita las situaciones tensionantes donde tu hijo pueda impacientarse, fomenta la interacción social y adopten hábitos de vida saludable. En el ámbito escolar, deben de programar y hablar con los maestros para que le puedan ofrecer programaciones diferentes para tu pequeño.

Existen métodos como el yoga o meditación, dietas especiales, suplementos vitamínicos o minerales, entrenamientos de neuroretroalimentacion que ayudan en gran manera al comportamiento del niño. Aunque sin duda, el mejor tratamiento comienza desde casa, manteniendo la calma y dando un buen ejemplo para no frustrarlo, disfrutar del mayor tiempo posible que puedas pasar con él, pero también, debes de darle respiros de vez en cuando.

Subir