¿Cómo educar a los niños y mantener la calma? - No perder los nervios al educar a los hijos

Ser padre es uno de los retos más difíciles que se debe afrontar en la vida, ya que no solo se trata de ofrecerles atención y cuidados. También debemos educarlos, pero algunas veces podemos perder la dulzura de nuestro carácter en el proceso. Por este motivo en el siguiente artículo te diremos como educar a los niños sin perder la calma.

Y es que no se puede dudar que para muchos padres resulta casi imposible no reaccionar de forma brusca o perder los nervios. Cuando el niño está de aquí para allá, donde no nos escucha y simplemente sigue en lo que está. Pero en estos momentos es donde debemos respirar profundo y reprender al niño, pero sin  permitir que la situación se escape de nuestras manos.

Índice()
  1. ¿Cuáles son los motivos por los que los padres pierden los nervios al educar a los hijos?
  2. ¿Por qué es importante mantener la calma al educar a los hijos?
  3. ¿Cómo afectan los comportamientos y estado de negativos en el desarrollo emocional del niño?
  4. ¿Qué tipo de errores cometen los padres al no mantener la calma al educar a los hijos?
  5. Consejos prácticos para mantener la calma y no perder los nervios al educar a los hijos
    1. Mostrarnos vulnerables
    2. Olvidarnos del estrés
    3. Realizar ejercicios de relajación frecuentemente
    4. Ser más empáticos
    5. Fijar reglas y una rutina estable en casa
    6. Invertir tiempo de calidad
    7. Dejar que el niño sea auténtico
    8. Nunca gritarles
    9. Respetar sus opiniones
    10. Ser cariñoso y comprensivo

¿Cuáles son los motivos por los que los padres pierden los nervios al educar a los hijos?

Los motivos pueden ser muy variados, pero por lo general  es cuando el padre o la madre se pueden sentir estresados o agobiados. Y no solo por la conducta de su hijo, también por diversos problemas en el entorno familiar, en el trabajo, etc.

Y estas situaciones pueden llevarlos a reaccionar de forma que no ayudara en la educación de su hijo y al contrario puede ser perjudicial. Ya que se ha comprobado que si le gritas al niño este no aprende y las conductas negativas pueden afectarlo emocionalmente.

¿Por qué es importante mantener la calma al educar a los hijos?

Nuestros hijos están en un constante aprendizaje y siempre van a imitar las conductas que adoptan sus padres. Por lo tanto si eres una persona que no controlas sus emociones y explotas a la menor provocación, gritando y diciendo malas palabras. No te debe de extrañar que tu hijo copie este patrón que tú sin querer le estás enseñando, por lo tanto mantente siempre en calma.

¿Cómo afectan los comportamientos y estado de negativos en el desarrollo emocional del niño?

Por otro lado, la salud emocional de nuestro hijo debe tener la misma importancia que la salud física o mental. Por lo tanto en la familia se deben evitar aquellas conductas que puedan generar estrés en nuestros hijos, ansiedad, rabia, dolor, etc. Debemos adoptar en el seno de la familia comportamientos sanos y positivos para evitar en el niño el desarrollo de conductas negativas o nocivas.

¿Qué tipo de errores cometen los padres al no mantener la calma al educar a los hijos?

Los errores que suele cometer el padre o la madre cuando permite que las emociones controlen su comportamiento, pueden ser muy variados. Entre ellas están el gritar, decir groserías o palabras ofensivas, pegarles, estirarlos por el brazo, el pelo o las orejas. Y esto puede ser muy negativo para el niño, sobre todo porque puede imitar estas conductas en el futuro.

Consejos prácticos para mantener la calma y no perder los nervios al educar a los hijos

Es de mucha importancia para los padres poder aplicar técnicas o pequeños tips que los ayuden a mantener la calma y no perder los nervios.  Algunas veces podemos adoptar conductas, de las cuales luego nos arrepentiremos. Y esto es debido al descontrol emocional, por lo tanto te indicaremos algunos consejos prácticos que puedes usar en cualquier momento.

Mostrarnos vulnerables

Ser rígidos o que nada nos molesta puede ser una conducta desafiante para nuestros hijos, por lo tanto es conveniente mostrarnos vulnerables. Que sientan que las conductas negativas que realizan nos afectan y pueden causar daños pero sin ser víctimas.

Olvidarnos del estrés

El estrés generado por diversas causas puede ser uno de los motivos más recurrentes para que los padres pierdan la calma. Por lo tanto debes de tranquilizarte, respirar profundo y olvidar aquello que te agobia, la educación de tu hijo es más importante.

Realizar ejercicios de relajación frecuentemente

Para mantenernos  siempre en calma y no perder el control ante alguna travesura de nuestro hijo es conveniente estar relajado. Y para ello es preciso que apliques técnicas de relajación, si lo haces diariamente obtendrás resultados fabulosos.

Ser más empáticos

Fomentar y desarrollar la empatía en nuestros hijos es muy importante, pero también lo es si somos empáticos con ellos. Si entendemos por qué actúan de ciertas maneras y nos ponemos en su lugar nos ayudara a bajar el enojo ante una travesura que realice.

Fijar reglas y una rutina estable en casa

Para que la convivencia en tu casa sea más llevadera es necesaria que se impongan reglas o normas claras. Y que el niño sepa las consecuencias por infringirlas, también establecer rutinas que se deban realizar a diario.

Invertir tiempo de calidad

Los hijos necesitan que pasemos más tiempo con ello pero no por estar, que le dediquemos tiempo de calidad. En el cual hablemos con ellos, tratemos de entender los que quieren y que compartamos sus juegos o pasatiempos favoritos.

Dejar que el niño sea auténtico

No existe nada que ayude a un niño a expresar una conducta sana que dejarlos ser como es, que haga lo que quiera pero por supuesto respetando las normas y reglas de la casa

Nunca gritarles

En una casa no deben existir gritos por ninguna circunstancia y mucho menos dirigidos hacia nuestros hijos. Debemos establecer esta conducta en nosotros como una norma que debemos respetar y de esta forma no copiaran este tipo de conductas negativas.

Respetar sus opiniones

Nuestros hijos pueden tener ideas, pensamientos  y opiniones que aunque no nos parezcan debemos siempre respetar. El niño debe sentir que es una parte importante en la familia y que su opinión vale y sus padres las respetaran.

Ser cariñoso y comprensivo

Nuestra actitud hacia los hijos determinará en gran medida su actitud hacia nosotros, por lo tanto debemos ser cariñosos y compresivos.  Tratarlos con amor y entender por qué actúa de cierta forma evitará que explotemos ante una situación conflictiva.

Subir