Cómo fomentar o desarrollar la empatía en los niños - Actividades y ejemplos

Ser padres acarrea una serie de responsabilidades; una de ellas es la de criar hijos buenos para nosotros y para el mundo. Ayudarles a desarrollar su empatía los capacitara para socializar, para ayudar a los demás y a ser respetuosos. Crecerán siendo generosos y aprenderán a tratar a todos por igual sin discriminar a pesar de las diferencias.

Índice()
  1. ¿Qué es la empatía y que rol juega en el desarrollo de los niños?
  2. ¿A partir de qué edad es recomendable fomentar la empatía en los niños?
  3. ¿Cómo se relaciona el valor de la empatía con las emociones?
  4. ¿Cuál es el papel de los padres para fomentar o desarrollar la empatía en los niños?
  5. ¿Es posible trabajar o desarrollar la empatía en los niños a través del juego?
  6. ¿Por qué es importante desarrollar el valor de la empatía en los niños?
  7. Mejores actividades y ejemplos para trabajar, fomentar o desarrollar la empatía en los niños
    1. Representaciones teatrales
    2. Baile
    3. Música
    4. Incrementar la lectura
    5. Juegos cooperativos

¿Qué es la empatía y que rol juega en el desarrollo de los niños?

Sabemos que la empatía es la capacidad que desarrollamos todos para entender los sentimientos y emociones del otro. Esto no es algo que sucede desde el momento del nacimiento si no que se desarrolla a través de los años. Cuando los niños están pequeños están acostumbrados a sentir que son el centro de atención de su hogar y familia, conforme crecen empiezan a desarrollar este sentimiento de empatía, seguramente notaras que está viendo algún programa en la televisión y algo lo conmueve despertando en el sentimientos de tristeza o alegrías.

Por eso debemos ayudarles a comprender esas emociones para que ellos entiendan lo importante de preocuparse y ser comprensivos con las necesidades de los demás. Situación que les ayudara a adquirir mejores habilidades sociales para relacionarse con las personas de su entorno. Nosotros somos el mejor ejemplo que podemos dar a nuestros hijos, si nos preocupamos por lo que les ocurre y les hacemos ver que nos importan ellos y sus opiniones, lograremos que sean empáticos también con los demás.

¿A partir de qué edad es recomendable fomentar la empatía en los niños?

Durante el primer año de vida los niños se relacionan con su alrededor de forma instintiva, aun no conocen su propia identidad y mucho menos la de los demás, luego del año de edad empiezan a tener conocimientos de su propio ser y a distinguir a los demás como personas distintas a ellos mismos. Seguido de los dos o tres años, comienzan a reconocer y entender algunos de sus sentimientos como los de alegría, enfado o tristeza y también comprenden un poco más que las personas a su alrededor también poseen sus propias emociones.

Es aquí cuando debemos aprovechar de iniciar fomentando la empatía en ellos, ya que a partir de los seis años ya reconocen como se sienten o lo que piensan a su alrededor aunque aún no comprendan bien el comportamiento y no sepan ponerse completamente en los zapatos del otro.  

¿Cómo se relaciona el valor de la empatía con las emociones?

El valor de la empatía nos permite salir un poco del “yo” para ponerse en el lugar del otro y entender sus necesidades; esto nos ayuda a llevar relaciones sociales armoniosas y nos permite entender más a los individuos a nuestro alrededor a través del trato cotidiano y mejorando las relaciones familiares, ya que se obtiene mayor colaboración y comprensión entre todos; en el trabajo logrando una mayor productividad al mostrar interés por los empleados o compañeros; con los conocidos otorgando la posibilidad de nuevas amistades y  hasta con la pareja logrando una relación más estable y feliz, al sentirnos comprendidos.

¿Cuál es el papel de los padres para fomentar o desarrollar la empatía en los niños?

Si nuestros niños observan que pasamos por encima de otras personas sin tomar en cuenta sus necesidades, de igual forma trataran a sus amistades. Y un niño con poca o nada de empatía será un adulto sin habilidades sociales y poca inteligencia emocional. Los padres deben proporcionarles herramientas que evolucionen a medida que el niño va saliendo a la adolescencia, conforme le vayan proporcionando interés según su etapa evolutiva.

¿Es posible trabajar o desarrollar la empatía en los niños a través del juego?

Aprender a desarrollar la empatía a través del juego; dependiendo de la edad del niño y su capacidad de comprensión suele ser más efectivo que solo leer o escribir respecto al tema, ya que permite que interioricen mejor las palabras. Al final de este artículo te dejare unos juegos que podrás poner en práctica con niños más grandes. Y por aquí te compartiré 3 juegos para realizar con los más pequeños de la casa:

  • Mímica: donde le dirán al oído una emoción, ya sea alegría, ira o tristeza y el niño la interpretara en alguna situación por ejemplo: alegría “está en su fiesta de cumpleaños y abre un regalo muy especial, ¡era lo que siempre quería!” todo a través de las mímicas.
  • Mirarse a los ojos: algo que hasta los adultos a veces evitamos hacer y que resulta ser tan sencillo. Debes pedirle que se sienten frente al otro y se miren fijamente a los ojos durante un minuto. Aunque todo estalle en incomodidad y risas, te sorprenderás al saber toda la información que aprenderán del otro durante esos segundos. Terminado el tiempo, cada uno debe describir al compañero, no por el físico sino por su personalidad y realizar algunas preguntas: ¿Cómo crees que es tu compañero? ¿Tímido, divertido, alegre?

¿Por qué es importante desarrollar el valor de la empatía en los niños?

Un niño con padres que fomenten la empatía desde pequeños; crecerá y se convertirán en un adulto sensible, comprensivo y sociable con el entorno. Además de ser niños menos agresivos y capaces de expresar sus emociones ayudándoles a crecer seguros de sí mismos.

Mejores actividades y ejemplos para trabajar, fomentar o desarrollar la empatía en los niños

Representaciones teatrales

A través del teatro se entrenan grandes actividades, en este caso hablaremos de la empatía y seguro te debes estar preguntando ¿Cómo este puede ayudar en el desarrollo de la empatía? Pues la realidad es que un actor que no sepa encarnar un papel porque no se identifica, no puede ofrecer autenticidad del mismo, por tanto no transmitirá al público una emoción. Participar en obras de teatro o llevarlo y jugar a interpretar distintos personajes; le puede enseñar a entender desde la personalidad, hasta las emociones del mismo y vivirlas de forma ficticia como si fuesen sus emociones propias.

Baile

A través del baile favorecemos al bienestar físico y a las relaciones sociales; ya que ayuda de forma positiva a nuestro estado de ánimo y permite que decidirnos a tomar nuevos riesgos. En los niños genera un clima de confianza y les permite sentirse en un plano de igualdad ayudando así a la comunicación con sus compañeros. Pueden realizar un circulo mientras bailan e ir pasando uno a uno al centro a moverse como quiera sin sentir vergüenza y sin pasos de bailarín profesional, solo hacerlo de la forma en que sientan sus emociones con la canción que están escuchando al mismo tiempo que los niños del circulo le siguen animando. 

Música

Según la RAE, la música es “el arte de combinar los sonidos de la voz humana o de los instrumentos, o de unos y otros a la vez, de suerte que produzcan deleite, conmoviendo la sensibilidad, ya sea alegre o tristemente”. La música es muy importante en la educación de los niños. Existen ritmos o letras de canciones que pueden generar tantas emociones que pueden enseñar al niño a identificarlas, una canción que puedes enseñarle la puedes encontrar como: El rock de las emociones, en YouTube, le enseña al niño como actuar si ven a un amigo triste y como identificarse con él. 

Incrementar la lectura

Recientes estudios concluyen que la lectura es un aliado buenísimo para desarrollar la inteligencia emocional. Podemos fomentar la empatía a través de cuentos, ya que estos suelen ponerlos en el lugar de los personajes mientras intentan comprender sus emociones y las consecuencias de sus actos.

Un cuento bien hecho, entretiene, engancha y divierte al niño mientras le ayuda a desarrollar su inteligencia emocional y social, por aquí te dejo 4 cuentos que puedes buscar para leerle:

  • Cinco minutos de paz de Jill Murphy para mayores de 3 años.
  • El pirata de las estrellas de Albert D. Arrayás +3 años.
  • La paloma necesita un baño de Mo Willems +3años.
  • Esto no es una selva de Susanna Isern y Rocio Bonilla para +3años.

Juegos cooperativos

  • El juego de la telaraña: es una actividad que les permitirá socializar con los demás niños, permitiendo que se conozcan unos a otros y formando una unión entre ellos. Consta de sentarlos formando un circulo mientras uno de ellos toma un ovillo de hilo dice su nombre y comparte con sus compañeritos lo que le gusta realizar en su tiempo libre; posteriormente pasar el ovillo al compañero que quiera, sin soltar el extremo y seguir así sucesivamente hasta formar una telaraña.
  • Dibujar al compañerito o amigo: en este juego, cada niño debe escribir su nombre en un papel, luego el maestro recoge los papeles y los reparte entre los niños; cada uno debe dibujar al compañero teniendo en cuenta algo característico de su personalidad y que le llame mucho la atención. Así ellos conseguirán conocer mejor a sus compañeros.

  • El juego de los zapatos: esta actividad es muy recomendada para los niños más pequeños ya que aprenden a ponerse en la piel del compañero y a intentar conocer cómo piensa. Aquí se deben sentar formando un círculo y deben intercambiar los zapatos con el compañero de su derecha, luego la maestra realizara algunas preguntas a cada niño y deberán responder como si fuesen los dueños de los zapatos.
  • El juego de las tarjetas: cada niño escribirá en una hoja alguna situación que le haya molestado o incomodado durante el día, luego la deben poner en una caja y pasar uno a uno a escoger una tarjeta de forma aleatoria, leerla en voz alta y pensar un tipo de solución o consejo que ayude a sentir mejor al compañero. Esto le permitirá tratar de comprender las emociones del otro.

Subir