¿Es mejor que mi hijo coma muy lento o que lo haga deprisa? - Ventajas y desventajas

Mucho de nosotros como padres nos quejamos porque cuando comemos con nuestros hijos la cena se hace eterna, y pretendemos que el niño coma más rápido o más despacio, se puede decir que un niño de 3 o 4 años puede tardar entre unos 40 minutos aproximadamente para comer, por eso no obligar a que el niño coma todo enseguida. 

Índice()
  1. ¿Cuál es el tiempo límite en el que un niño debe comer según su edad?
  2. ¿La cantidad de alimentos ofrecida al niño tiene que ver con el tiempo en el que come?
  3. Ventajas y desventajas de que el niño tarde tiempo en comer o lo haga deprisa
  4. Consejos y técnicas para que los niños coman en el tiempo recomendado para su edad
    1. Colocar un reloj de manillas
    2. No forzarle a comer
    3. Comer en familia
    4. Dar un margen de tiempo para que coma
    5. Nunca castigar ni premiar con las comidas

¿Cuál es el tiempo límite en el que un niño debe comer según su edad?

Nosotros como adultos nos estresamos muchas veces porque los niños se demoran mucho en comer, más sin embargo debemos aprender a ser pacientes, pues lo que a nosotros nos cuesta 20 minutos aproximadamente en digerir todo, a los niños pequeños de entre 3 a 4 años demoran 40 minutos en comer un primer plato, el segundo y por último el postre, pero si se pasa este tiempo y ves que el niño lo que hace es jugar con la comida, lo mejor es retirar el plato pues ya el niño no quiere más comida y su estómago está muy lleno

¿La cantidad de alimentos ofrecida al niño tiene que ver con el tiempo en el que come?

Como ya se habló anteriormente los niños tienen unos tiempos para comer diferentes al de nosotros como padres, no obstante, si pretendemos que un niño de 3 años coma como uno de 12, es algo imposible, pues son edades y cuerpos distintos, por lo que tienen necesidades diferentes; pero también juega un papel importante la comida que le quieres proporcionar.

Pues si pretendes darle alimentos que no son de su agrado puede que lo coma lento o que te lo rechace, pero si le das la cantidad adecuada con los alimentos de su preferencia de forma equilibrada, lograras que el tiempo en el que coma será menor, puesto que están comiendo lo que les gusta, y por ende terminara rápido. 

Ventajas y desventajas de que el niño tarde tiempo en comer o lo haga deprisa

Un niño que come deprisa puede llegar a sufrir de obesidad infantil, pues el cerebro no procesa las señales  se saciedad del organismo de forma adecuada, haciendo que consuman más alimentos de las que el cuerpo necesita, induciendo a ganar más peso corporal, pues a través del proceso de masticación hace parte de la digestión, pues si masticas bien tienes un buen proceso de digestión, a su vez comer rápido produce problemas de reflujo y acidez y dedicar por lo menos 40 minutos en el caso de los niños para que trituren de la forma más correcta y adecuada para él.

Por otra parte, comer despacio ayuda a tener una mayor sensación de plenitud o de saciedad, ya que al masticar se genera una hormona llamada Leptina (controladora de la saciedad), que envía señales al cerebro que da luz para decir que ya está lleno el estómago, este proceso dura 20 minutos para que el estómago capte la señal de llenura.

Consejos y técnicas para que los niños coman en el tiempo recomendado para su edad

Nosotros como padres, muchas veces necesitamos ayudas y pautas en cuanto la alimentación de nuestros hijos, peor sabemos que no somos nutricionistas para tener un hijo “sano”, pues muchos consideran niño sano aquel que esta gordito, y rosadito, cuando no.

Debemos dejar que los niños escojan sus propios alimentos; ya que como niños es normal que no coma de todo, pero si es importante que dentro de su propia dieta incluya comidas saludables, por eso debemos enseñar a nuestros hijos a comer frutas y verduras. Lo ideal es  primeramente ofrecerle los que más le guste y luego dar poco a poco alimentos nuevos a su dieta, con el fin de que el niño no rechace alimentos nuevos para su paladar.

Por eso hoy te daremos algunos consejos y técnicas que puedes aplicar con tus hijos al momento de comer juntos.

Colocar un reloj de manillas

Colocarle un reloj de manillas al niño y retarlo para que tome el tiempo en el que come, y si este se excede o se acorta, explicarle al niño que existe un tiempo adecuado para que pueda digerir bien sus alimentos, así el niño cuando vaya a comer de nuevo con su familia en la mesa identificara su tiempo promedio. 

No forzarle a comer

No fuerces a tu niño a comer toda la comida, muchos de nosotros crecimos con la idea de que no debemos dejar el plato con comida, que debíamos comer todo, aunque estemos llenos. pero la verdad no debería ser así, puesto que los niños no comen en el mismo volumen de un adulto, lo que puede provocar que el niño juegue con la comida o la rechace, por eso es importante aconsejarlos, si el niño no come todo no lo regañen, pues ellos comen lo que su cuerpo necesita no lo que a lo padres les apetecen u obligarles comer.

Comer en familia

Como ya lo comentamos más arriba comer en familia es beneficioso para el niño, ya que aprenderá del ejemplo de sus padres a cómo comportarse en la mesa, a su vez ayuda a identificar las comidas saludables y también mejora la vida familiar, pues en la mesa puede hablar con sus padres y expresar sus sentimientos y pensamientos. 

El niño tendrá menos problemas de obesidad porque aprenderá a comer al ritmo de acuerdo a su contextura y edad. 

Dar un margen de tiempo para que coma

La hora de la comida del niño para muchos es una carrera contra el reloj, pues a los niños debemos darle tiempo para que estos digieran bien la comida y ese tiempo debe ser de 40 minutos aproximadamente, no obstante hay niños que no van al mismo ritmo que los demás , así que es mejor ser pacientes y tolerantes. 

Nunca castigar ni premiar con las comidas

Como padres queremos que nuestros niños tengan un amplio menú de comidas saludables para nuestros hijos en especial cuando están pequeños, no obstante a veces esto no sucede y el niño no consume su comida o la deja a mitad, y tenemos la costumbre de guardarla en la nevera, y retarlo a que cuando tenga hambre otra vez se la tiene que comer, o premiarlo por haber comido toda su cena, esto lo que conlleva a que el niño quiera llamar la atención de sus padres por lo que el niño puede convertirse en un niño problemático y rebelde.

Subir