Cómo desarrollar la inteligencia emocional en los niños - Trabajar las emociones

emociones

Antes que nada, determinaremos qué es la inteligencia emocional. Es aquella habilidad, que nos permite digerir las emociones, de forma coherente y saludable. Desarrollar este tipo de habilidad, es de extrema importancia ya que nos ayuda a poder comprender nuestras propias emociones y tener control sobre ellas.

El tener un buen control emocional, nos ayuda a conseguir la habilidad de que las situaciones negativas o complicadas, no lleguen a mayores términos. Sino poder enfrentar los malentendidos, de la forma más sana posible. Es propicio, que este aprendizaje se obtenga desde la infancia, de ser así, déjame decirte que tu pequeño tendrá un futuro con un autocontrol más elevado y eso trae muchas oportunidades.

Índice()
  1. Estrategias para enseñar a los niños a gestionar sus emociones
    1. Edad de 3 a 6 años
    2. En la primaria
    3. En la adolescencia
  2. Consejos para trabajar la educación y madurez emocional de los niños
    1. Enseña la autorregulación y autoconciencia
    2. Fomentar la motivación y la empatía
    3. Habilidades sociales y comunicación

Estrategias para enseñar a los niños a gestionar sus emociones

La función principal de esto, es como padres poder enseñar a nuestros hijos a ser fuertes antes situaciones de dificultad. Por lo general, la teoría principal de un padre, es mostrarle a su hijo que es una especie de superhéroe y que es inquebrantable a pesar de la adversidad.

Pero según estudios psicológicos, al tomar este tipo de perfiles, perdemos la maravillosa oportunidad de enseñarles a nuestros pequeños, a reconocer sus emociones y tener control sobre ellas. Es recomendado, no reprimir las emociones negativas, que podemos pasar por momentos complicados, más bien, debemos enseñar a nuestros hijos a identificar dichas emociones.

Se sabe, que el principal ejemplo de nuestros pequeños, somos nosotros, sus padres. Esto nos proporciona la grandiosa oportunidad de tener su completa atención. Podemos enseñar, a través del ejemplo a nuestros hijos a enfrentar situaciones negativas, como la muerte de un familiar, de esta manera le enseñamos a ser mucho más fuertes en medio de ese tipo de adversidades.

Edad de 3 a 6 años

Si nos detenemos a pensar en estas edades, que es lo primero que se te viene a la mente?. Lo que viene a mi mente son juegos, los niños con este rango de edades solo piensan en jugar y divertirse. Así que esta es una de las mejores maneras para poder enseñarle cómo identificar y gestionar las emociones.

Otra gran opción, son los cuentos. Participar de este tipo de actividad en general, les proporciona un marco emocional bastante amplio. El lector, les permite sentir diferentes experiencias emocionales. Los libros, son una gran opción para desarrollar, la autoconciencia y el autoconocimiento. Todo esto sin tener que participar en ningún tipo de riesgo.

Algo importante que debemos tener en cuenta, como lo habíamos mencionado hace unos instantes, nosotros como padres somos el principal ejemplo para nuestros pequeños. Antes de querer instruirse en algo, debemos nosotros ponerlo en práctica para darle un ejemplo correcto. Además, debemos añadirles aquella interacción amorosa y con respecto, de padres a hijos.

Ahora bien, te voy a mostrar varias actividades, que le ayudarán a tu pequeño a desarrollar esta habilidad tan importante: como primera opción, tenemos el jugar al teatro de las emociones. Esto consiste en crear un pequeño guion inventando por los propios niños, pero agregando la experimentación de diferentes emocione. Esto lo puedes hacer en la comodidad de tu hogar, usando algunos personajes de tus cuentos favoritos.

Otra actividad que le puede ser de gran ayuda, es el dibujar las emociones. Esta es una muy divertida y sencilla actividad, lo que debes hacer es posicionar un espejo delante del niño y le ayudamos a identificar y representar cada emoción. Seguidamente, las dibujas en un papel y le preguntas si él se ha sentido así.

En la primaria

En este punto, ya es muy importante como padres tener en cuenta, que el niño ha desarrollado muchas más habilidades para poder entender e identificar las emociones propias y de los demás. Además, el lenguaje se ha vuelto un punto crucial para expresar y comprender las emociones. A estas edades, ya los pequeños tienen muchas más habilidades para expresarse a través de dibujos, pero no debemos olvidar que el ejemplo que le demos como padres aún es muy fundamental.

En estas edades, los niños empiezan esa etapa de amigos, aparecen los juegos que contienen normas reglas y responsabilidades que deben cumplir, como algún deporte o disciplina deportiva. Los pequeños, experimentan aquel sentido competitivo, esto hace que en ocasiones se frustren cuando sientan que van a perder. En este puntos se abre mucho el sentido de comparación, esto quiere decir que empiezan a compararse con otros niños y desear las cosas que otros tienen.

inteligencia emocional en niños

Un punto importante, que debemos tratar en los pequeños, es el auto estima. En estas edades, los pequeños empiezan a descubrir habilidades, capacidades y todo aquello que lo hace diferente. En muchas ocasiones, los pequeños se enfrentan a no poder hacer algunas cosas como otros niños las hacen. Cuando veamos que esto sucede, debemos motivar al pequeño a que de su mayor esfuerzo y si no logra aquello que quiere. Que pueda trabajar un poco más para lograrlo. Con esto le estamos enseñando perseverancia y constancia.

En estas edades, debemos estar muy atentos a nuestros pequeños, en algunas ocasiones, aun presentan algunos miedos, de esto ser así debemos tener una buena comunicación con él o ella. Debemos procurar que nuestros hijos vean en nosotros aquella confianza. También debes estar muy pendiente a lo que están consumiendo, en la televisión o si tienen acceso a internet. Es de severa importancia supervisar muy bien esto, ya que si ven algo no apropiado, puede ser perjudicial en un futuro.

En la adolescencia

Esta etapa es muy crucial para la vida de cualquiera. Todos pasamos por esa etapa de adolescencia, donde uno de los desafíos más grande que teníamos era la adaptación al entorno en el que estábamos. Cuando pasamos por esta etapa es normal tener mucho desorden emocional, también se puede llegar a tener trastorno de personalidad, lo cual no permite que seamos nosotros mismos.

Durante esta etapa, uno atraviesa por varias transformaciones físicas, lo cual nos da más presión para lidiar, debido a que muchos no están muy conformes con su apariencia física. Lidiamos con la presión social de un grupo, mientras tratamos de tener éxito en la escuela. Lo bueno es que para poder lidiar con esto, es necesario que como padres, podamos proporcionar los  conocimientos y herramientas a nuestros hijos para poder enfrentar esta confusa etapa de la vida.

Lo bueno, es que en este punto, nuestro hijo ya tiene la capacidad de comprender e identificar las diferentes emociones que posee. El primer paso, es identificar las emociones y darles un nombre, que los adolescentes se puedan preguntar, que estoy sintiendo? tristeza, estrés, alegría, entre otras.

El segundo paso, es aceptar dichas emociones, algunas personas les cuesta aceptar lo que sienten y prefieren dejarlas a un lado, pensando que de esta manera desaparecerán las emociones. Pero esto es algo incorrecto, debemos sincerarnos y aceptar lo que sentimos para así trabajar en ello.

Expresar por lo que estás pasando. Muchos prefieren guardarse lo que están sintiendo, de esta manera, lo único que hacemos es reprimir las emociones y en un momento podemos explotar bruscamente por guardar todo eso. Muchos optan por escribir lo que sienten, otros prefieren hablar con un amigo o persona de confianza, de esta manera se libera el peso y esto lleva al relajamiento del adolescente.

Otro paso importante, es saber cómo cuidar y enfrentar esas emociones. El adolescente debe preguntarse qué necesita ahora mismo, una caminata, hablar un rato con alguien, un abrazo o simplemente apoyo. Muchos omiten esto y esto puede traer como consecuencia, cosas como el consumo de alcohol o algún otro tipo de vicio.

Consejos para trabajar la educación y madurez emocional de los niños

Los métodos, para poder trabajar en esta importante área de la vida de nuestros pequeños, es la misma que ya hemos mencionado anteriormente. Lo primero es identificar y reconocer las emociones, el pequeño debe saber cuáles son las emociones e identificarlas.

Lo siguiente es hablar de dichas emociones, debemos procurar enseñarles a nuestros hijos a no guardarse estas emociones, sino que las puedan expresar de la mejor manera. Aprender a controlar las emociones negativas, una de ellas es la ira, es la principal emoción negativa. Debemos ser ejemplo a nuestros hijos a poder controlar dichas emociones y ser un buen ejemplo para ellos.

educación en niños

Ya cuando los niños, llegan a una edad un poco más avanzada, debemos enseñarles los valores fundamentales, tales como el respeto. Debemos enseñarles a que toda acción en esta vida tiene una reacción y que las acciones tienen consecuencias ya sean positivas o negativas.

Debemos tener un equilibrio, determinar que no solo con el amor y la protección basta. Esto es algo de suma importancia, pero a veces como padres olvidamos tener un balance en estas cosas. Si sobreprotegemos a nuestro hijos pueden traer consecuencias negativas en el futuro, además de que habrá algunas cosas que no se sentirán capaces de hacer a pesar de tener la habilidad.

Enseña la autorregulación y autoconciencia

Primero que nada, la autorregulación, es la capacidad de controlar nuestra conducta como nosotros queramos. Esto nos ayuda a tener una relación sana con la gente que nos rodea, aparte de que proporciona increíbles cualidades sociales. Es muy beneficioso enseñarles a los niños esta habilidad, desde muy pequeños.

Debemos aprovechar al máximo el tiempo para fomentar a los pequeños la inteligencia emocional. Esto le traerá gran cantidad de beneficios a lo largo de su vida, debido a que le ayudará a socializar de una mejor manera y a pensar un poco más las cosas antes de hablar o actuar en situaciones complicadas.

Fomentar la motivación y la empatía

Es muy necesario, enseñarles a nuestros pequeños a comprender las emociones ajenas. Esto debido a que en la gran mayoría de situaciones que pasamos en nuestro día se ven acompañadas de interacciones sociales. Esto es muy necesario porque de esta manera enseñaremos a los pequeños a relacionarse de una muy buena manera con los demás y así evitar conflictos.

La empatía, tiene un gran peso, nos ayuda a actuar y reaccionar pensando en las demás personas. La empatía ayuda a desarrollar nuestro crecimiento personal y mejora la autoestima. Cuando a un niño no se le enseña la empatía, puede llegar a adaptar psicologías peligrosas, aparte de que su habilidad de socializar será muy baja. En el peor de los casos, no tener empatía, puede significar tener de adulto tendencias psicópata.

Ahora bien, hablemos un poco sobre la motivación. Es el estímulo, que lleva a un individuo a realizar alguna actividad, no importa si es difícil o fácil, pero realizarla de la mejor manera y correctamente. A parte, de que tener motivación, nos permite culminar cualquier objetivo que nos hayamos propuesto.

Es muy importante, inculcar a nuestros pequeños la motivación, de esta manera aprenderá a estar centrados en sus objetivos, no rendirse y persistir hasta lograrlo. Una gran manera de motivar a nuestros pequeños, es planteando objetivos de corto y largo plazo, de esta manera le permitirá. Estar enfocado en esa meta y luchar hasta lograrlo.

Habilidades sociales y comunicación

Las habilidades sociales, son aquellas personalidades que deben estar basadas en comportamientos que sin buscar ninguna recompensa material, favorece o beneficia a alguien más.  Esto nos ayuda a tener unas mejores relaciones sociales.

Por otro lado, la prosocialidad es algo más complejo que la buena educación y a cortesía, es algo más allá que algo  superficial. Es una gran manera de relacionarse con los demás y tiene un gran impacto para las personas que lo recibe.

Hay varias maneras de enseñar este tipo de comportamiento a nuestros hijos. Una de ella, es enseñarles a ayudar al que lo necesite. Es enseñarles a los niños a ayudar a los demás en cosas sencillas, de esta manera él o ella, harán de esta práctica al cotidiano.

5 (108)
Subir