¿Cómo saber si mi hijo sufre de depresión o ansiedad infantil? - Síntomas y terapia

Notar cambios de comportamiento en el estado de ánimo de los niños es preocupante para los padres, más aún si los comportamientos tienen que ver con la depresión y la ansiedad. La ansiedad y la depresión son dos patologías que generalmente se presentan en conjunto y que no dejan al niño desarrollarse correctamente. Pensamientos negativos, estados de ánimo bajo, conductas irritables, aislamiento, son una de las tantss consecuencias de la depresión y ansiedad cuando no son tratadas. 

Índice()
  1. ¿Qué es la depresión o ansiedad infantil?
  2. Principales síntomas que indican que mi hijo sufre de depresión o ansiedad infantil
    1. Irritabilidad todo el tiempo
    2. Llanto y tristeza
    3. Sentimientos pesimistas
    4. Cansancio y aburrimiento
    5. Baja autoestima
    6. Dolores de cabeza, mareo y náuseas
    7. Bajo rendimiento escolar
  3. ¿Cómo se realiza el diagnóstico de la depresión o ansiedad infantil?
  4. Tratamiento y terapia recomendada para los niños que sufren de depresión o ansiedad infantil
    1. Terapia cognitivo conductual
    2. Psicoterapia familiar
    3. Fármacos en casos graves

¿Qué es la depresión o ansiedad infantil?

La depresión o ansiedad infantil es un trastorno mental que denota miedo y preocupación en niños menores de 12 años, actualmente existe un porcentaje preocupante de niños con esta patología. Existe mucho desconocimiento por parte de los padres sobre esta enfermedad, esto a contribuido que los niños no sean tratados a tiempo y su condición empeore en la adolescencia. El hecho de que un niño presente tristeza no significa que tenga ansiedad o depresión a menos que este estado de ánimo se prolongue demasiado tiempo.

¿Cómo se si mi hijo sufre de depresión o ansiedad? Esta es la pregunta frecuente de los padres que se hacen cuando notan cambios en el comportamiento habitual del niño. Entonces la ansiedad y depresión no es un estado de ánimo, sino una enfermedad que no permite que el niño desarrolle sus actividades habituales. Un niño con depresión tiene problemas de concentración, fatiga física, poca relaciones interpersonales y generalmente se aíslan del resto. 

Principales síntomas que indican que mi hijo sufre de depresión o ansiedad infantil

Los síntomas de cada paciente infantil con depresión suele variar según su grado de complicación y según las capacidades con el que el niño enfrenta la situación. 

Irritabilidad todo el tiempo

El niño suele enfadarse con facilidad y su estado de enfado se extiende por mucho tiempo, pudiendo incluso mostrarse agresivo. Este estado de irritabilidad proviene de la incapacidad que tiene el niño para hacer frente a ciertas situaciones debido a su problema o condición medica. 

Llanto y tristeza

Constantemente el niño llora sin tener ningún motivo aparente y este sentimiento lo acompaña con tristeza profunda que suele extenderse por días. El ánimo del niño esta muy bajo y por tanto nada a su alrededor le motiva para dejar de estar triste y de sentirse mal. 

Sentimientos pesimistas

Tiene sentimientos negativos, como por ejemplo, sentirse poco capaz para realizar actividades recreativas e incluso llega a sentirse muy poco valioso. La percepción de si mismo hace que se sienta inútil e imagine situaciones catastróficas de lo que puede suceder con sus padres o sus familiares.

Cansancio y aburrimiento

Ninguna actividad le interesa y suele mostrarse cansado y sin energía tanto que preferirá estar en cama cuando otros niños prefieran correr por la casa. 

La mayoría de niños que sufren depresión presentan el síntoma de estar cansados y no querer hacer ninguna actividad, pues todo a su alrededor parece gris.

Baja autoestima

Un niño con depresión indiferentemente de sus otros síntoma siempre va tener poca estima por si mismo e incluso sentirá que tiene muchos defectos, aunque estos no sea así. Para detectar la baja autoestima de tu hijo debemos ver las señales que pueden ser, comparación con otros niños, sus pensamientos son negativos y no les gusta ser criticados.

Dolores de cabeza, mareo y náuseas

Al no poder controlar su ansiedad el niño empieza a tener repercusiones en el estomago debido a que allí se concentran las emociones. Después de afectarse el estomago se sentirá mareado y tendrá nauseas acompañadas de vómitos. A diferencia de otros malestares, la ansiedad suele detectarse por la combinación de este síntomas y otros.

Bajo rendimiento escolar

Los niños con depresión y ansiedad carecen de concentración y esto tiene como consecuencia que afecten su rendimiento académico. A veces los padres se preguntan ¿Por qué mi hijo va mal en la escuela y no avanza? siendo la razón un cuadro depresivo.

¿Cómo se realiza el diagnóstico de la depresión o ansiedad infantil?

Diagnosticar depresión infantil requiere del seguimiento de un especialista que evalué el comportamiento del niño. En alguno casos, el detonante de la depresión son sucesos en la vida familiar. Por otro lado, también existen casos de depresión de tipo hereditaria, habiendo sufrido de depresión también algún familiar.

La exploración del estado mental del niño es importante antes de hacer algún diagnostico precipitado que pueda crear una mala interpretación de lo que esta ocurriendo. Por eso el especialista evalúa al niño viendo la cantidad de síntomas en conjunto que presenta y sumando a un test. 

Tratamiento y terapia recomendada para los niños que sufren de depresión o ansiedad infantil

Cada una de las terapias que explicaremos brevemente dependerá única y exclusivamente del estado del niño y el apoyo de sus padres.

Terapia cognitivo conductual

Se trata de una terapia del habla, es decir el especialista mediante un conversación gratificante evalúa al niño y trata su condición. La TCC es una terapia muy buena porque sabiendo lo que el niño piensa de si mismo será mas fácil interceder y cambiar su conducta. La parte cognitiva ayuda a que el pequeño cambie su percepción de lo que piensa de si mismo y de otras personas.

Por otro lado, el tratamiento conductual hace que el entorno del niño mejore a través del cambio de conductas menos castrantes. La metodología TCC se centra en tratar los problemas que causan la depresión y de acuerdo a ello el niño tendrá una buena mejoría. 

Psicoterapia familiar

La terapia familiar o psicoterapia familiar consiste en mejorar la comunicación familiar y con ello los conflictos. Cuando los padres se pelean delante de los hijos es posible que el niño desarrolle ansiedad.

Lo bueno de la terapia familiar es que el tratamiento consiste en pocas sesiones y con ello se espera que el niño mejore. A diferencia de la TCC, esta terapia se realiza solo si se determina que la causa de la condición del menor se debe a conflictos familiares.

Fármacos en casos graves

Cuando se determina que la causa de la depresión corresponde a una tendencia hereditaria relacionada con algo físico se aplicarán fármacos. La mayoría de fármacos usados para tratamientos de depresión y ansiedad se aplicarán después de los 6 años. Duloxetina, fluoxetina, Imipramina, Clomipramina son algunos de los muchos medicamentos que son usado para los niños.

Ahora bien, solo el especialista debe aplicar un tratamiento con fármacos, pues algunos suelen provocar demasiados efectos secundarios a largo plazo.

Busca ayuda si sospechas que tu hijo sufre de depresión o ansiedad, pues recibir ayuda a tiempo determinara su futuro. 

Subir